Cuando las cosas salen mal al hablar en público

En esta ocasión, nuestro escritor invitado Terry Gault, accionista gerente y vicepresidente de The Henderson Group, nos revela cómo evitar venirse abajo en el escenario con una simples técnicas para presentaciones. Terry supervisa todos los programas de formación y servicios de The Henderson Group. Es el responsable de la selección, formación y el desarrollo de todos los formadores y facilitadores de The Henderson Group, además de ser instructor con la compañía desde hace más de 15 años. 

Está muy bien que nos preparemos para una conferencia o un presentación, pero si algo falla (suena un teléfono, salta la diapositiva equivocada, nos olvidamos de nuestro lugar, etc.), es fácil que sintamos pánico. Esto tiende a producir ansiedad y estrés, igual a, palmas sudorosas, temblores, aceleración del ritmo cardíaco, entre otros síntomas. Cuando ocurre esto, comenzamos a centrarnos en el sentimiento de ansiedad y no en lo que ha provocado la interrupción de la presentación. Centramos la atención en nosotros mismos y nos reprochamos lo que está ocurriendo, lo cual exacerba el problema y es cuando deseamos desaparecer del mapa.

Podemos caer en una espiral cada vez más profunda de pánico y paranoia. O podemos seguir un sencillo proceso de siete pasos que se basa en las siglas ABSORBE. Echa un vistazo al prezi que hemos creado para ilustrar el proceso.

  • Atención: presta toda tu atención para detectar cuál es el problema o qué ha ido "mal".
  • Balance: para, respira para que tu cerebro se oxigene y funcione correctamente, y haz un balance de la situación.
  • Silencio y calma: practica el silencio y la calma para evitar manifestar tu preocupación y autocontrolarte.
  • Opciones: bombardea tu mente con todas las cosas que puedes hacer: ¿Centrar la atención en lo que está pasando? ¿No decir nada? ¿Saltarte la diapositiva que ha provocado el contratiempo? ¿Revisar las notas? ¿Apagar el teléfono?
  • Reacción: elige una opción y llévala a cabo.
  • Balance: para, respira y evalúa la situación. ¿Funcionó la opción que elegiste? Haz un balance de la situación y no pierdas la calma en ningún momento.
  • Equilibrio: reconduce la presentación y transmite al público esta sensación: "Está todo controlado".
 Otro consejo que puede evitar o mitigar estos momentos es escribir tus notas en forma de esquema con los principales puntos, no un guion "palabra por palabra". Ten tus notas a mano y utiliza un tipo de letra de 14 puntos o más para que puedas leerlas fácilmente.

Sitúa tus notas cerca de un vaso o botella de agua. Si te quedas en blanco, haz lo siguiente:

  1. Alza el vaso de agua al mismo tiempo que miras las notas.
  2. Mientras bebes agua, organiza tus pensamientos y canaliza tu energía.
  3. Deposita el vaso de agua y, si es necesario, mira una vez más tus notas.
  4. Continúa como si el acto de beber agua estuviera cuidadosamente planeado y coreografiado desde el principio.

En un 99 % de los casos, el público ni se dará cuenta de nada y tú te quedarás con la sensación de victoria por haberte desenvuelto con éxito y elegancia en una situación de auténtica pesadilla.

 

Echa un vistazo a nuestro próximo webinar

Reserva tu lugar