Los 17 consejos para hablar en público que no puedes permitirte ignorar

Consigue que tu equipo esté en Prezi – mira este vídeo bajo demanda

Ver ahora

Artículo original publicado en Observer por Michael Port

No todo el mundo necesita estar en un escenario, quiere estar en un escenario o volverá a estar en un escenario. Pero las personas de todos los ámbitos de la vida necesitan ayuda en el desempeño de diversas situaciones todos los días: pedir un aumento, impresionar en una entrevista, cerrar un trato o liderar una reunión de equipo. No importa de qué tipo o cómo de importante sea la presentación -entrevista de trabajo, argumento de venta, conferencia empresarial-, estarás preparado para ello, tómate unos minutos para revisar los consejos que a continuación te proponemos. Piensa en ello como una lista de comprobación para asegurarte de que estás listo para ser el protagonista del show.

1. No tienes que decirles lo que vas a decir. Has oído el viejo adagio «Diles lo que vas a decir, díselo, a continuación, diles lo que les dijiste». Tiene mucho sentido y es perfectamente apropiado en algunas situaciones e incluso puede ser útil. Sin embargo, no todos los discursos tienen que abrir con un «esto es lo que vamos a hacer hoy». De hecho, a veces llevar a la audiencia a través de un viaje que no esperan puede ser emocionante. Si el discurso es bueno, no es necesario decirles lo que vas a hacer. Cuando vas a ver una película, rara vez se inicia con el elenco diciéndote lo que va a pasar en los próximos 90 minutos y que todo el mundo muere al final. Y estoy seguro que has visto alguna vez un trailer de una película que te ha arruinado la misma.

2. ¡Cortar, cortar, cortar! A menudo veo (y tú a menudo ves) detalles superfluos añadidos en historias y discursos que interrumpen el flujo de la historia. Corte a la carne. Ir al grano. Incluye detalles concretos en las zonas críticas de la historia. No es necesario rellenar tu discurso para causar impacto. En su lugar, es necesario centrarse -con intención- en lo que es importante. Tu público necesita mucha menos información para llegar al momento «¡Ajá!» de lo que podrías pensar.

3. Una historia entera está diseñada para servir a un final. Lo que precede a la frase final debe servir a dicha recompensa. ¿Necesito saber el color de los calcetines que llevas puestos? ¿O cuánto tiempo tardaste en llegar hoy aquí?

4. El discurso comienza con tu biografía, antes de entrar en el escenario. Eso significa que tu introducción (tu biografía conocida) debe ser poderosa e impresionante. No te preocupes por sonar demasiado orgulloso de ti mismo: se puede desarmar inmediatamente a la audiencia con algo sincero y modesto en la apertura de tu discurso.

5. Establecer de inmediato que sabes lo que el mundo parece para ellos y lo que podría parecer. Describe gráfica y vistosamente la imagen. Todas las actuaciones para salvar el  mundo son experiencias transformacionales para el público. Comienza mostrando «Esto es lo que tienes hoy…» y «Así es como podría ser…». Esto crea relaciones inmediatas y engancha el interés de la audiencia. Los conoce. Los entiendes. Has conseguido su apoyo… y tienes una mejor manera.

6. Premia a tu audiencia por participar o contribuir de alguna manera.Ahora, no tienes que tirar golosinas en la boca de los miembros del público para así llamar su atención. Pero son seres vivos sensibles e inteligentes que necesitan un simple reconocimiento, si tú quieres que interactúen y contribuyan. Imagina ser impulsado a participar en algo -ya sea la preparación de un acto para un amigo o la ejecución de un proyecto importante- y ni siquiera conseguir un guiño de agradecimiento a cambio.

7. Utiliza las manos abiertas con las palmas hacia arriba en lugar de tu dedo para señalar. A veces el dedo en punta parece un arma. Es también un gesto grosero en algunas culturas. En su lugar, extender la mano con la palma hacia arriba como si pidieras limosna. Es más amable, más inclusiva y más confiable.

8. La gente dice que sí cuando los hemos conmovido intelectual, emocional o físicamente. ¿Puedes incluir esos tres elementos en tu presentación? ¿Puedes darles cartílago intelectual para masticar? ¿Puedes hacer que ellos respiren con dificultad o lloren o rían con una conexión emocional? ¿Puedes conseguir que ellos estén físicamente comprometidos (se puede decir por la forma en que están sentados) con tus ideas y mensajes?

9. Haz un esquema de tu contenido y luego descomprímelo. Si estás mostrando contenidos (lo cual es distinto a un discurso-tipo de mensaje), esboza tu primer material, entonces vuelve y descomprímelo. Esto no es lo mismo que «decirles lo que vas a decir». Es un plan de aprendizaje para lo que vendrá después. Sirve como una descripción de alto nivel antes de llegar a detallar más del mensaje y un reclamo emocionante para el contenido que está por venir.

10. Utiliza apoyos. ¿Qué puedes mostrar o demostrar o describir con objetos en lugar de palabras? ¿Puedes estimular a tu público tanto visual como auditivamente? Atrezzo de ayuda: Si quieres ser recordado, puede ser visualmente llamativo (sin dejar morir tu pelo) mediante el uso de apoyos para impulsar tus objetivos y propósitos. La mayoría de los oradores no hacen esto. Esa es sólo una de las razones por las que tú SI deberías.

11. Usa de contraste y los extremos para crear emoción y mantener la atención. El contraste puede ser emocional, físico y estructural. Esta técnica básica de la historia es parte integral de cada gran juego, cada gran película, y cada gran pieza de musical.  Considera tu actuación como un viaje en una montaña rusa. ¿Me puedes llevarme al borde de un acantilado artísticamente y luego bajarme, con amor y cuidado, a un lugar seguro? ¿Se pueden hacer los máximos más altos y los puntos bajos más bajos?

12. Sigue avanzando hacia delante. Nunca dejes caer tu energía. Estás en el escenario para llevar a tu audiencia a su destino final. Mantén el pie en el pedal del acelerador. Tendrás momentos cuesta arriba cuando la velocidad disminuya, pero con un aumento de la potencia y la intensidad. Puedes estar tranquilo y lleno de energía al mismo tiempo.

13. Al público le gusta pensar que los acontecimientos en el escenario están ocurriendo de forma espontánea. A ellos les gusta ser sorprendidos. Un gran actor lo hace brillantemente. Tú, como ponente, tienes que hacer esto también. La mejor manera de ser espontaneo sin esfuerzo es ensayar hasta el punto de maestría. ¿Con qué frecuencia tienes que parar y pensar «espontáneamente» que debes apretarte los cordones de los zapatos? Nunca. Cuando conoces tu material, puedes darlo como si fuera la primera vez cada vez que tú actúas.

14. Soporte y Tierra. Deja que tus chistes, tus puntos señalados y propósitos principales aterricen. Eso significa que tú no te moverás mientras estas entregando tu charla. Permanece físicamente clavado en el suelo para que tu cuerpo refuerce la importancia y gravedad de tus palabras.

15. Puedes moverte y hablar al mismo tiempo. La gente lo hace todo el tiempo en la vida real. La idea de que no se puede caminar y hablar al mismo tiempo, es ridícula. Pero no influir, y no te muevas cuando pronunciando dando tus puntos más importantes (véase el número 14).

16. No digas: «Estoy contento de estar aquí.» Muéstrales que estás contento de estar allí, en el lugar. Tu público debe ver en tus acciones y escucharlo en tus palabras. Además, ¿cuál es la alternativa? Que no estás contento de estar allí?

17. No les digas que vas a contar una historia. Simplemente cuéntales la historia.

Declarado «un autor extraordinariamente honesto» por el Boston Globe, Michael Port es un reconocido autor neoyorquino con seis libros. Para obtener más consejos gratuitos sobre hablar en público o para comprar el libro, “Robar el show”, ir a www.StealtheShow.com.

Llama su atención haciendo que tu presentación sea más interactiva

Dale a tu equipo las herramientas que necesita para involucrarse

Aprende más