Los tres errores más grandes que los emprendedores deberían evitar en el camino hacia los mil millones de vistas

Artículo original publicado en la revista Forbes por nuestro CEO Peter Arvai

Hace apenas unos años, estaba sentado en un pequeño café en Budapest con un profesor y un artista, lanzando ideas para la creación de una empresa. Acababa de dejar mi trabajo en una start-up de rápido crecimiento en Suecia y me trasladé a Hungría para iniciar mi propia empresa con estos dos tipos a los que acababa de conocer. En aquel momento  la mayoría de la gente me dijo que estábamos locos y tenían razón. No había ninguna razón para creer que esta empresa podría llegar a asumir la talla de Microsoft, Google o Apple, pero decidimos dar el salto de todos modos. Hoy en día, los 60 millones de personas que utilizan Prezi han ayudado a crear la base de datos de presentaciones más grande del mundo y sus prezis se han visto más de mil millones de veces. Sigo siendo incrédulo cuando pienso en aquella tarde en la cafetería.

Hemos hecho alguno errores más de los que deberíamos a lo largo del viaje, pero también nos las hemos arreglamos para evitar algunos de los errores más desastrosos, gracias en gran parte a una cosa: Siempre nos hemos mantenido fieles a nuestra misión. Gallup encontró en una reciente encuesta que las empresas impulsadas por una misión tienen mejor y mayor lealtad de los empleados y compromiso con el cliente, que las empresas sin un sentido de propósito fuerte. Gracias a nuestra misión de empoderar a la gente alrededor del mundo para comunicar sus ideas con mayor eficacia, hemos sido capaces de movilizar a una comunidad de usuarios comprometidos a una escala que sólo podíamos soñar cuando empezamos. Los empresarios y emprendedores que buscan construir empresas y crear un impacto deben pensar por qué están haciendo lo que hacen, incluso antes de trabajar en el cómo.

Sin embargo, una vez que tienes tu misión, no siempre es fácil mantener un curso estable cuando estás construyendo una empresa desde cero. Con esto en mente, aquí están los tres errores principales que los emprendedores deben evitar al ver escalar sus negocios si quieren permanecer impulsados por su misión y tener éxito:

1. No te dejes seducir por oportunidades inesperadas que te pidan tomar un camino diferente

Siempre que se crea algo realmente rompedor, la gente llegará con todo tipo de casos de uso para tu producto. Cuando empezamos mostrando Prezi a los primeros clientes, la gente quería usar nuestra «interfaz de usuario con zoom» para un número de diferentes aplicaciones más allá de las presentaciones.

Una de las propuestas más interesantes que nos dieron en ese momento fue la de un importante proveedor de servicios móviles. Querían que nos convirtiéramos en la interfaz de usuario (IU) para sus teléfonos móviles. Otros querían que utilizáramos nuestro software como una guía electrónica de programación para sus productos de vídeo bajo demanda. Estas personas estaban dispuestas a pagar por nuestra tecnología, y querían ponerla en manos de personas reales -un montón de gente- de inmediato. Por un lado, estas ofertas inesperadas nos hubieran dado la oportunidad de empezar a conseguir un impacto inmediato. Por otro lado, ellas nos habrían obligado a ampliar nuestra misión y perder nuestro enfoque, incluso antes del lanzamiento de nuestro primer producto.

Si estás construyendo algo que es completamente nuevo, recibirás ofertas para su utilización para fines que nunca hubieras siquiera imaginado. Estas oportunidades son particularmente tentadoras cuando el dinero es parte de la oferta, pero si realmente quieres construir algo grande, debes mantenerte al margen. Vender puede destruir el sentido de tu propósito, la razón por la que tu equipo se ha formado. Si hubiéramos vendido los derechos de nuestra tecnología tan temprano, probablemente no habríamos sido capaces de construir un producto que millones de personas están utilizando en todo el mundo, hoy. Si las oportunidades inesperadas llaman a tu puerta, pero no están alineadas con la imagen de tu objetivo final, simplemente di no.

2. No te dejes atrapar dándole a la gente lo que quiere, dales lo que necesitan

Poco después de nuestro lanzamiento, algunos de nuestros primeros usuarios nos comentaron que Prezi era genial, pero que llevaba mucho tiempo crear una presentación. Así que hicimos lo que cualquier persona en una empresa de software comprometida haría, comenzamos maniáticamente a medir cada clic para ayudar a la gente a hacer presentaciones más rápido. Llamamos a nuestro producto recién optimizado «Quick Prezi»

Llama su atención haciendo que tu presentación sea más interactiva

Nuestro plan no funcionó. En lugar de ver a los usuarios más felices y comprometidos como habríamos esperado, nos encontramos con que las personas estaban abandonando nuestro producto. Habíamos hecho que fuera fácil para la gente anotar bullet points, pero sus presentaciones finales eran más aburridas e incoherentes que nunca.

Esto nos hizo darnos cuenta de que lo que nuestros clientes pensaban que querían (hacer presentaciones rápidas) era diferente de los resultados que en realidad querían (hacer presentaciones eficaces, lo que requiere un enfoque más reflexivo del presentador). Con el fin de ayudar a nuestros clientes a tener éxito, necesitábamos equilibrar estos objetivos en conflicto. Encontramos que si podíamos inspirar a la gente a pasar más tiempo en sus presentaciones, ellos realmente serían presentadores más exitosos.

Como desarrollador de producto, debes mirar más allá de lo que tus clientes te dicen entender de sus aspiraciones, incluso de aquellas de las que aún no pueden ser plenamente conscientes todavía. Lo mejor que puedes hacer es asegurarte de integrar la misión de tu empresa con los objetivos de tus clientes. Si vas a crear algo verdaderamente revolucionario, puedes estar ayudando a las personas a alcanzar metas que ni siquiera ellos habían identificado.

3. Abandona las cosas que no mejoran la experiencia del cliente

Construir algo desde cero lleva un montón de trabajo duro. Los equipos de una start-up vierten sangre, sudor y lágrimas en la creación de un producto nuevo. Pero cuando se trabaja con un equipo pequeño, necesitas asegurarte de que estás invirtiendo tu energía en las cosas correctas, que a menudo significa dejar marchar prestaciones o servicios que no ofrecen a tus clientes la mejor experiencia posible.

Esto no siempre es fácil de hacer. Una de las cosas más difíciles que tuvimos que dejar en Prezi no era una pequeña característica que nadie utiliza, era la primera versión de nuestra aplicación para Android. A principios de 2013, comenzamos a desarrollar una aplicación de Prezi para dispositivos Android. La comunidad Prezi nos había estado pidiendo durante mucho tiempo desarrollar algo para Android y sentimos una enorme presión para entregar algo rápidamente. Como resultado, no establecimos nuestros estándares de aprobación teniendo en mente la experiencia de los clientes, sino más bien con el objetivo de poner en marcha algo tan pronto como fuera posible.

Cuando nuestro equipo de Android me entregó el resultado final de la aplicación para que la testara, no pasó mucho tiempo para darme cuenta de que esta versión no se iba a cortar. Si esta aplicación en realidad iba a ser útil para nuestros clientes, era necesario que tuviera una mayor funcionalidad y un rendimiento más alto. La aplicación en la que nuestro equipo había estado trabajando durante meses no era apta para su lanzamiento, teníamos que volver a la mesa de dibujo y rediseñar toda la experiencia. Huelga decir que el equipo de Android no estaba feliz. Pero reconstruyeron la aplicación y crearon algo que nos permitía ofrecer a la gente la mejor experiencia para presentar sobre la marcha que hubieran visto en su vida. Y aprendimos que, hay que prestar mucha atención a los criterios de aceptación desde el principio, antes de comenzar la construcción de cualquier cosa.

¿El resultado final? No todo lo que hagas va a funcionar cuando estás desarrollando tu compañía. Si estás cegado por el amor a tu producto y sus métodos de producción, no serás capaz de ver y corregir las cosas que no están funcionando. Por otro lado, cuando reúnes a tu equipo y a ti mismo alrededor de una misión principal en lugar de un producto principal, midiendo el rendimiento y haciendo ajustes basados en esos resultados se hace mucho más fácil. Hoy en día, tenemos mil millones de razones para estar agradecido.

Peter Arvai, CEO y co-fundador de Prezi

Averigua más sobre Prezi para tu empresa

Prueba Prezi gratis