Las cuatro claves para una gran presentación

¿Qué hace que una presentación sea excepcional? ¿Es el contenido, o cómo viene empaquetado?

Para la mayoría se trata de lograr la combinación perfecta. El medio que se elige debe estar adaptado al nivel de interacción que se busca y la respuesta que se desea de la audiencia. Compartir una historia con emprendedores en una conferencia y presentar datos a un pequeño grupo de ingenieros son dos escenarios que requieren distintos tipos de presentaciones. Al primero le vendrá muy bien utilizar relaciones espaciales para contar su historia, mientras que el segundo podría optar por una forma simple de mostrar la información. La elección del método adecuado para compartir ideas comienza por conocer a la audiencia.

Conocer a tu audiencia: hazte preguntas clave

Los mejores presentadores adoptan un arco narrativo con el que la audiencia se identifica utilizando perspectivas únicas e interesantes; de esta forma, la audiencia puede comprender la idea sin sentirse abrumada por la información. Steve Jobs, uno de los mejores comunicadores de nuestro tiempo, tenía a su gestor de producto trabajando durante semanas en el perfeccionamiento de una introducción de 5 minutos, explorando más de 50 ideas con su equipo antes de proponer la historia para su producto.

Si necesito plantear el contenido de una presentación, me puedo sentar tranquilamente en mi sillón y esperar a que lleguen las musas de la inspiración. O bien, puedo estimular el proceso de pensamiento creativo haciéndome preguntas estratégicas. Para las presentaciones, un buen lugar para comenzar es pensar en la audiencia. Yo me hago preguntas como:  ¿Por qué la audiencia va a venir aquí y por qué le interesa? y ¿Qué me ayudará a crear una experiencia memorable y apasionante? Una vez que ya tengo una idea inicial, entonces me pregunto:  ¿Habría una forma totalmente diferente de alcanzar mi objetivo de comunicación? Esta perspectiva me permite desarrollar un pensamiento más creativo que formularme preguntas como:  ¿Cómo transmito mi mensaje? Antes de tomar la última decisión sobre cómo vas a contar tu historia, es importante que revises una y otra vez la idea general y los detalles.

 

Mata las viñetas: lleva a tu audiencia a un viaje visual/espacial

Las viñetas en las presentaciones no suscitan recuerdos visuales y espaciales y son, por lo tanto, difíciles de recordar después. Asimismo, el uso de viñetas o diapositivas lineales afecta tanto al proceso de creación como al resultado final. Las ideas florecen cuando vemos cómo se relacionan las unas con las otras y dibujan conexiones entre ellas que estaban formalmente limitadas por la distancia física, o listas con viñetas. A este concepto lo llamamos “ver para pensar”.

Por ejemplo, párate a pensar:  ¿qué tienes ahora mismo en la cocina?

Bien, ¿recurriste a una lista con viñetas o te imaginaste mirando por la cocina? Se llama el método de loci. Nuestra mente comprende y retiene información si ésta se presenta de forma espacial. Joshua Foer, Campeón de Memoria de EE. UU. en 2006 y autor superventas de Moonwalking with Einstein según el New York Times, tiene una gran charla TED sobre la memoria espacial en la que acompaña a su audiencia a través del proceso de creación de una impresionante historia espacial y visual para recordar información. Parece ser que la metáfora espacial es muy poderosa para las audiencias también. Nos ayuda a comprender y retener más información. Nelson Dellis, el Campeón del Mundo de Memoria 2012 —y fan de Prezi—, también emplea la táctica del viaje espacial.

El diseño importa: lo que ves es lo que tienes

Antes de elegir el material visual que vas a usar, prepara el escenario. ¿Habrán un orador en un podio o una mesa redonda para que todo el mundo participe? Si va a haber mucha gente interviniendo, será difícil que las discusiones se desarrollen en pequeños grupos. Pero si estás con una audiencia atenta, probablemente no vas a conseguir tu objetivo de comunicación obligándola a escuchar un monólogo. Bien, una vez que tengas una idea clara del número de personas presentes y el escenario que vas a usar para transmitir tus ideas, asegúrate de elegir el material visual adecuado.

Las pizarras blancas sugieren, “Estoy dispuesto a escuchar ideas”, mientras que un paquete de diapositivas da la impresión de confianza y seguridad, pero también te limita a una ruta lineal y reduce tu capacidad de improvisación. Una presentación en iPad ofrece un intercambio de ideas más íntimo, como si fuera una conversación.

Revisa una y otra vez hasta la perfección

Casi nunca conseguimos todo lo que queremos a la primera. Comprender esto supone para los presentadores una ventaja, así como una mayor probabilidad de continuar mejorando. Solo a través de la difusión e intercambio de ideas podemos medir el éxito de nuestro trabajo.

Tómate tu tiempo para hacerte preguntas después de una presentación y aprende de la experiencia. ¿Le resultó interesante a la gente? Más importante aún es que escuches con atención si después se continúa hablando sobre las ideas. Te sorprenderá mucho saber que, con una presentación bien planificada, puedes conseguir un enorme impacto.

Artículo original en OpenForum

Echa un vistazo a nuestro próximo webinar

Reserva tu lugar